Religión y espiritualidad

                      “La religión es el círculo y la espiritualidad, el centro”      OSHO, (1931-1990), líder de un movimiento espiritual de origen indio.                PorRead More

Somos lo que somos. Relato antropológico

Todos nacemos con fecha de caducidad. Esto es una ley de vida a la que no puedes renunciar aunque te empeñes. Pero es una ley que no pesa. Es suave, como todas aquellas leyes naturales que están puestas en carril. Avanza por sí sola, sin que la tengas que apremiar ni detener, a su paso, a tu paso, el tuyo, porque no hay dos pasos iguales.

Filosofía de la longevidad

 Por Manuel Pascual “Es preferible ser viejo menos tiempo que serlo antes de la vejez” (Cicerón) Cicerón, en su tratado De Senectute, parte de cuatroRead More

El pensador, la rebeldía y los prejuicios

«la rebeldía toma ese cariz diferente y más auténtico que revela una forma de asumir la vida y sus circunstancias con un pensamiento capaz de discernir y llegar a vislumbrar más allá de lo que parece, de las convenciones sociales o las cosas que damos como válidas sin más.»

¿HABLAMOS DE ESTOICISMO?

«El estoicismo no consiste sólo en “soportar” sino
vivir aprovechando al máximo nuestras posibilidades, siendo
capaces de sacar fuerza de nuestra debilidad, y hacerlo incluso con
ilusión.» Por Alberto Soler

De las palabras y su irrelevancia

Por Amparo A. Machí Querer experimentar con las palabras ha sido ese sueño que acaba por convertirse en pesadilla en cualquier vocacional de las letras,Read More

Orígenes filosóficos de la melancolía 

    Por Dr. Alberto Soler   Podemos considerar normal un estado melancólico puntual desencadenado, por ejemplo, tras el hallazgo de un objeto que nos evoqueRead More

La verdad como elemento filosófico y relación antropológica

«No puede haber una definición intrínseca de la verdad porque la verdad no se atiene a la realidad intrínseca de todos, a una realidad común, eterna y duradera, sino más bien a circunstancias individuales en contextos limitados por geografía o afinidad emocional.» Por José Millán